Durante el mes de octubre, CHM ha puesto en marcha el proyecto europeo LIFE HEATLAND, el cual está financiado por el programa LIFE de la Unión Europea para el medio ambiente y acción por el clima, y es gestionado por la Comisión Europea, siendo la Autoridad Nacional en el Estado español el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Servicios.

El objetivo general de este proyecto es demostrar soluciones ambientales racionales y económicamente viables para reducir el efecto “Isla de Calor” en las zonas urbanas, las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2 y NOx) y la contaminación acústica en las ciudades.

En concreto, se trata de usar un nuevo asfalto en frío (Cool pavement), desarrollado por CHM y el Centro Tecnológico de la Construcción de la Región de Murcia (CTCON), el cual tiene un menor almacenamiento solar que los pavimentos convencionales. Durante el desarrollo del proyecto se tratará de comprobar el porcentaje de reducción de la temperatura del aire en las ciudades, así como de la temperatura en la superficie del propio pavimento, lo que derivaría en la mejora en la calidad de vida en los núcleos urbanos y se esperaría una reducción del consumo de energía y emisiones de gases de efecto invernadero, contribuyendo a mitigar el cambio climático.

La participación de CHM está centrada en fabricar y extender hasta 24.000m2 de este nuevo pavimento, en la ciudad de Murcia, previsiblemente durante 2018. Esta aplicación servirá de base para determinar si el nuevo pavimento desarrollado resulta fiable y puede ser exportado a otras ciudades nacionales o europeas. Para ello, se instalarán cuatro torres de medición que, a lo largo del programa de pruebas, permitirán obtener 1,5 millones de datos, puesto que registrarán, cada 30 minutos, 24 horas/día y durante 2 años, los siguientes parámetros: temperatura de la superficie del pavimento, temperatura del aire, humedad, velocidad del viento, irradiación solar, aire ozono, nivel de iluminación y ruido.

LIFE HEATLAND tiene una duración estimada de 3 años, un presupuesto global de 1,3M€ y en él participa también el Ayuntamiento de Murcia, CTCON, además de la Federación Regional de Empresarios de la Construcción de Murcia (FRECOM) y el clúster del sector de la construcción de Eslovenia.

El pasado 5 de octubre se abrió al tráfico el tramo de Autovía A-33 entre Jumilla y Yecla. Fue en diciembre de 2014 cuando la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, colocó la primera piedra de la obra.

De los 23,4 kilómetros construidos, 7,5 kilómetros han sido construidos por CHM en UTE con Padelsa y ha contado con un presupuesto de 18.277.432,52€ (sin IVA). La obra ha concluido con 7 meses de anticipación sobre el plazo inicial que puso el Gobierno de España.

La puesta en marcha de los tres tramos abiertos entre Jumilla y Yecla se unen a los dos tramos entre Blanca y Jumilla que se pusieron en servicio en agosto de 2012 y que tendrán continuidad desde Yecla hasta La Font de la Figuera. Cuando todos los tramos de la A-33 se encuentren en servicio, esta autovía beneficiará al tráfico que conecta el Medio y Alto Vinalopó con Murcia y Valencia.

La inauguración contó, entre otros, con la presencia del Ministro de Fomento, D. Íñigo de la Serna, el Presidente de la Región de Murcia, D. Fernando López Miras y el alcalde de Yecla, D. Marcos Ortuño.