El domingo pasado colaboramos, junto con la Fundación Adecco, en la carrera de las capacidades 2019 donde más de 1.000 personas corrieron por la Integración social y laboral. Juntos conseguiremos eliminar barreras y prejuicios en la sociedad y en la empresa. Gracias a la Fundación Adecco por contar con nosotros en este tipo de iniciativas. Más información.

Actualmente CHM está realizando los trabajos de mantenimiento de jardinería de la Universidad de Jaén, tanto en el Campus de Las Lagunillas (Jaén) como en el Científico Tecnológico (Linares). Durante el primer trimestre, la Universidad encargó a CHM los trabajos de ajardinamiento del Campus de Linares, y el tiempo ha hecho el resto (agua y sol). En breve tendremos la oportunidad de participar en una actividad de voluntariado corporativo medioambiental junto con personas con discapacidad. Aprenderemos a crear un huerto ecológico, descubriremos historias muy interesantes sobre plantas medicinales y conoceremos la biodiversidad propia de jardines y huertos.

ALICANTE. La ingeniera alicantina Cristina Ávila, responsable de los departamentos de Prevención de Riesgos e Innovación en la constructora CHM Obras e Infraestructuras,
es el claro ejemplo de que hay algunos techos de cristal que no resisten una buena dosis de hormigón femenino. La joven está al frente de dos departamentos clave de una de
las constructoras más grandes de la provincia, una empresa familiar con un volumen de negocio de 90 millones de euros en un sector tradicionalmente masculinizado. Algo que,
sin embargo, Ávila asegura que está cambiando.

«No he sentido nunca que me traten de forma especial por ser mujer», asegura la directiva de CHM. «En todo caso, supongo que para evitar que se les pueda
malinterpretar, los hombres que trabajan en las obras que superviso me tratan de una forma aún más exquisita que si fuera un hombre«, relata divertida. Venimos de celebrar
una jornada reivindicativa por los derechos de la mujer, centrada en buena parte en las condiciones del ámbito laboral, y Ávila encarna el ejemplo perfecto de lo que puede
pasar cuando una empresa valora a un/a empleado/a por sus aptitudes, y no por lo que pone en su DNI.

La jefa de I+D de una empresa que viene destacando precisamente por sus aportaciones a la innovación del sector lleva toda la vida entre vigas y ladrillos. «Comencé a estudiar
Obras Públicas, y luego me pasé a un máster en Prevención de Riesgos», rememora. «Ahí entré en CHM para hacer prácticas, hace seis años, y hasta aquí». Es decir, Ávila pone en
valor cómo la empresa para la que trabaja, propiedad de un clan familiar dominado por varones y que opera en un sector claramente masculinizado, la ha promocionado en
función de su valía en un espacio de tiempo relativamente corto.

«La verdad es que el hecho de ser mujer en un sector como la construcción no es algo que yo tenga presente en mi día a día», admite. «Hago mi trabajo, doy indicaciones tanto
a hombres como mujeres, y todos lo aceptan con naturalidad». En CHM, subraya, «he tenido muchas oportunidades de desarrollo personal, donde no se ha tenido en cuenta
si era mujer». Al final, se ha consolidado poco a poco, y ahora «me siento valorada». Su caso, con todo, no es tan extraordinario como pueda parecer en el imaginario popular:
«cada vez hay más mujeres con responsabilidad en este sector, jefas de obra, topógrafas, mandos intermedios…»

Claro que ha vivido episodios de machismo, pero les quita importancia. «A ver, la primera vez que pisé una obra, en una empresa familiar, tenía 18 años», explica, «y
estaba rodeada de hombres de entre 30 y 40. Claro que notaba sus miradas clavadas«, admite. Pero, al menos en su caso, no ha sido lo habitual. Tras comenzar como becaria,
comenzó a ascender hasta situarse al frente de su departamento, que controla cuestiones como la calidad, temas medioambientales, riesgos laborales e innovación. En
una jornada normal, puede tener que «visitar una obra, asesorar a los jefes, supervisar el desarrollo de productos… es una labor muy variada», celebra.

Pero, como todo el mundo sabe, CHM no solo se dedica a construir vivienda residencial, un sector en boga en estos momentos en Alicante y donde la empresa de la
familia Martínez Berna destaca especialmente. Su core ha sido siempre la construcción y conservación de carreteras, y Cristina Ávila ha pisado también mucho asfalto.
«Tenemos un calendario de obras activas en el departamento, visito carreteras, centros de trabajo, de fabricación, extracción, canteras, servicios…» Y es que la obra pública está
«un poco parada» en estos momentos, por lo que «CHM se está centrando en la conservación y en la obra privada, ahora tenemos cuatro proyectos en marcha».

Su departamento destaca además por su constante labor de innovación, que ha aportado al sector de las carreteras líneas de actuación muy interesantes. CHM ha
terminado hasta la fecha ocho proyectos de I+D, relacionados con el cambio climático, la modernización del sector, o la apuesta por nuevos materiales más sostenibles. Ávila
es la mujer que pone rostro a ese departamento. «Estamos investigando nuevos materiales y nuevas maneras de concebir la construcción», destaca.

Por ejemplo, han creado un pavimento reflectante, de color crema, que reduce la temperatura del suelo y contribuye a rebajar el efecto conocido como ‘isla de calor’, que
eleva la temperatura media de los grandes núcleos de población precisamente por la acción del asfalto y de los vehículos que lo transitan. O el proyecto ‘Life Cersuds‘, que
fabrica pavimento a partir de restos cerámicos para reutilizar el agua de lluvia en entornos urbanos. También han inventado otro pavimento ‘sonoro’ para que los
peatones perciban la presencia de los vehículos eléctricos, más silenciosos que los de combustión, o un hormigón para las vías de ferrocarril que atenúa la vibración del paso
de los trenes en entornos urbanos.

Nos cuesta creer que Ávila no haya tenido una mala experiencia que relatar (un ‘quita que tú no sabes’) en un sector tan masculinizado. Insistimos al final de la entrevista, pero
la respuesta es la misma. «Al menos en el entorno que yo percibo, no hay ningún problema con las mujeres«, asegura. «Vamos a obras, hacemos auditorías, y nunca
ningún hombre se ha quejado de que sea una mujer quien le dice lo que tiene que hacer. Creo que me respetan más que a un hombre para que no haya malentendidos».

Fuente: alicanteplaza

Sustituirá al anterior, que ha funcionado durante la última década, y tiene una capacidad de 2,8 millones de metros cúbicos, cuatro veces más que el viejo.

La basura de una docena de municipios terminará en el nuevo vaso de residuos del vertedero de Lorca, estrenado ayer y que, con 2,8 millones de metros cúbicos de capacidad, podrá permanecer operativo durante los próximos cuarenta años. Es el tercero que se abre en el centro de gestión residuos (CGR) que tiene la empresa municipal de limpieza Limusa en el paraje de Barranco Hondo.

La nueva celda y la adecuación de su entorno en el CGR ha costado 4,4 millones de euros, procedente de los beneficios de Limusa, precisó ayer el alcalde, Fulgencio Gil, durante la inauguración de las instalaciones. El primer edil destacó que el nuevo vaso multiplica por cuatro la capacidad del anterior y será un 55% más eficiente. La infraestructura sitúa al municipio en la «vanguardia del tratamiento y gestión de residuos sólidos urbanos», aseguró el regidor.

Disponer de este vaso evitará el traslado de la basura no recuperable a otros centros de tratamiento y supondrá un ahorro para las arcas municipales de 5,8 millones de euros. «Es la inversión más ambiciosa en materia de recuperación y tratamiento de residuos que se ha hecho hasta ahora en el municipio», añadió Gil. En el nuevo depósito se han adoptado «las mayores medidas de seguridad ambiental posibles» y, además de la impermeabilización, se han instalado elementos para la extracción y gestión de lixiviados y para la recogida y canalización de las aguas pluviales de escorrentía.

Accesos y cunetas

El vaso número dos ha funcionado durante diez años y ha sido sellado definitivamente. Para ello, ha habido que cubrir una superficie de 55.800 metros cuadrados con una barrera impermeable mineral y un sistema de drenaje artificial para extraer los lixiviados. Todo ha quedado cubierto con una capa de tierra vegetal de un metro de grosor. Los trabajos han incluido también mejoras en los accesos y cunetas. Se han asfaltado 18.000 metros cuadrados de terreno, se han plantado casi 9.000 cipreses y se ha construido una balsa de pluviales con 24.000 metros cúbicos de capacidad para garantizar el agua de riego. Además, se ha levantado un edificio de oficinas de 250 metros cuadrados en el que trabajarán seis personas.

Fuente: www.laverdad.es

«La próxima semana participaremos en las jornadas técnicas de la escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante donde presentaremos los proyectos Life Heatland: Pavimento para reducción de efecto isla de calor urbana y Life Cersuds: Sistema cerámico urbano de Drenaje Sostenible«

La Mutua Colaboradora con la Seguridad Social (FREMAP) celebró un acto el pasado 4 de mayo de 2018 en el que se ha concedido una mención honorífica a aquellas empresas que se han distinguido en la contribución de la reducción de la siniestralidad laboral. Entre las afortunadas se encontraba las empresas del grupo CHM Obras e Infraestructuras y Grupo Vallalba, además de la UTE Parking Avenida de la Estación (al 50% de CHM).
Esta mención es un reconocimiento al trabajo realizado en condiciones de seguridad y salud adecuadas que, por supuesto, es fruto del esfuerzo diario de todo el equipo que forma CHM y de su modelo de gestión, en el que se considera la prevención de riesgos laborales como un pilar clave para su crecimiento y desarrollo seguro y sostenible.

CHM, junto a la empresa COPASA, han sido adjudicatarios de uno de los grandes concursos de nuevas carreteras del Ministerio de Fomento. Se trata de un nuevo tramo de la autovía A-33 en la provincia de Albacete entre Cieza (Murcia) y La Font de la Figuera (Valencia) por un importe de 36,87 millones de euros.

Las obras van del enlace de la N-344 hasta el enlace de la A-31 en los límites de las provincias de Albacete, Murcia, Alicante y Valencia. Estas obras tienen un plazo de ejecución de 28 meses.

Cuando todos los tramos de la A-33 se encuentren en servicio, esta autovía beneficiará al tráfico que conecta el Medio y Alto Vinalopó con Murcia y Valencia.

La Federación Regional de Empresarios de la Construcción de Murcia (FRECOM), ha celebrado este año la XXXII Edición de los Premios del Sector de Construcción de la Región de Murcia.

Estos premios se convocan anualmente, y premian a empresarios y empresas que destaquen por su excelencia, su buen hacer y dedicación, así como la innovación y la mejora de los procesos productivos.

Entre los cuatro premios convocados, se encuentra el premio a la Innovación, en colaboración con el Centro Tecnológico de Construcción de la Región de Murcia (CTCON), el cual supone un reconocimiento público con el que se pretende motivar a las empresas que están apostando por las actividades de Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) y contribuyen a la difusión de la importancia de la innovación en el sector de la construcción.

En esta ocasión, el premio a la innovación ha recaído sobre CHM Obras e Infraestructuras por el proyecto de investigación “Microincrustación de áridos para la mejora de la adherencia en carreteras” (microinvolta). Se trata de una nueva técnica desarrollada por CHM que permite mejorar la resistencia al deslizamiento de los firmes asfálticos actuando sobre la microtextura de los mismos, de una manera económica y medioambientalmente sostenible, aumentando los plazos de mantenimiento e intervención y la seguridad vial. La técnica se puede aplicar durante el extendido de nuevas capas de rodadura, y también se puede aplicar a capas de rodadura ya existentes.